“La hipnoterapia podría resolver casos del pasado”

ha hecho una tesis sobre la bioinformación genética. ¿Qué es?

Es el traspaso de información del pasado vivida por nuestros antepasados. Es un tema que ya surgió en los años setenta a través de un amigo mío, Fernando Jiménez del Oso, y abordaba la reencarnación de nuestros antepasados; pero yo no creo en estos temas. Un día, con Jiménez del Oso, pusimos en estado hipnótico una chica de Badalona y de repente nos habló con alemán. Lo grabamos y nos quedamos parados por el contenido: decía que era una doctora forense de la época de la Segunda Guerra Mundial, de Hitler. Fui a Alemania a comprobarlo y localicé la doctora a la que se refería la chica; por tanto, de reencarnación, nada de nada.

¿Y cómo reaccionó la doctora?

Se quedó perpleja y muy nerviosa. Nos dijo que todo aquello era un secreto. Tenía 80 años y puso mucho interés en conocer la chica. Y cuando hicimos los ADN, descubrimos que eran familiares. La doctora nos confesó que durante la guerra tuvo una hija y le quitaron. Además, nos explicaba que en la grabación la chica utilizaba el mismo deje y las mismas expresiones en alemán que la doctora utilizaba. Nos pidió mantenerlo en secreto para que la habían obligado a trabajar en campos de concentración. Las siguientes sesiones que hicimos con la chica y lo que comentaba coincidían con lo que nos había explicado la doctora. Pero quedó en un cajón, porque era muy gordo. Hace cuatro años, retomé el tema, porque quiero aplicarlo con la intención de resolver casos del pasado.

¿Dice que es posible determinar si una persona muerta cometió un crimen hipnotizando un descendiente?

Sí, si el familiar se presta. Se somete a un nivel de hipnosis muy profundo porque piensa que el cerebro no deja de ser un ordenador, con carpetas. Hay que acceder a la carpeta de aquella persona concreta, la de las transmisiones de genes, la información que nos pasan nuestros padres.

Pero no son técnicas aceptadas por un jurado.

Sólo hay tres casos que se han aceptado como prueba. Hay una cuestión de los derechos humanos que se interpone, en el sentido de que es la anulación del consciente de una persona, pero si esa persona se ha prestado voluntariamente, no existe la anulación. El FBI está muy interesado.

Lo que me ha contado de la doctora alemana, parecía un episodio de Expediente X

Podría serlo, pero no hay nada de oculto. Sí hay unas anomalías. Pero piensa que en los errores están los aciertos. Fleming descubrió la penicilina por error. La hipnoterapia se podría aplicar en cualquier caso del pasado. Para que el impacto puede ser tal que lo inhibe, quedando en un estado como de amnesia.

Tendemos a olvidar los malos momentos. Es como si nuestro cerevelo no quisiera recordar lo malo que hubieran hecho los antepasados. Es eso?

Sí, a veces me han venido familiares que quieren saber del abuelo, por ejemplo, y me piden total discreción. Para la tranquilidad de la familia.

En casos de la Guerra Civil?

Por ejemplo, se podrían aclarar muchas cosas de la guerra con una exactitud impresionante. Un caso: me vino alguien que tenía curiosidad por sus antepasados. Y cuando llegamos a la carpeta del abuelo nos encontramos que había matado a un perro porque había contraído la rabia y la había enterrado en una colina muy concreto bajo un olmo. Y después de dos días encontramos los huesos del perro.

El FBI está interesado?

Varios científicos americanos lo intuían y no se atrevían a hacerlo. Es una de las policías más avanzadas. Lo empecé como un pasatiempo, un divertimento, pero ha ido tomando fuerza. Espero que en menos de una década sea un método revolucionario para resolver crímenes. He estado en Quantico, en la sede del FBI, y he impartido clases.

La hipnosis no es cuestión de fe?

Cada persona tiene una forma para entrar en estado hipnótico. Hay operaciones que se hacen con hipnosis porque los pacientes son alérgicos a cualquier tipo de anastesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *