Noticias de última hora

“Bergoglio podría ser considerado el profeta del Nuevo Orden Mundial y el principal enemigo de la Iglesia de Cristo”. Monseñor Viganò

FUENTE: https://www.alertadigital.com/2021/12/14/el-arzobispo-carlo-maria-vigano-bergoglio-podria-ser-considerado-el-profeta-del-nuevo-orden-mundial-y-el-principal-enemigo-de-la-iglesia-de-cristo/

El arzobispo Carlo Maria Viganò se ha pronunciado en la siguiente entrevista sobre el “Gran Reset”, un plan global que lamentablemente ha corrompido a diversos sectores sociales, incluyendo a la iglesia. Al mismo tiempo, el arzobispo destaca un importante mensaje hacia los creyentes y hacia todas las personas que defienden los valores tradicionales y se resisten a lo que él denomina el “plan del diablo”.

-Volviendo a hablar del Nuevo Orden Mundial, Su Excelencia dijo en uno de sus vídeos que el Vaticano II desempeñó un papel fundamental a principios de los años sesenta para allanar el camino de este plan. En este sentido, el Concilio puede considerarse como el acontecimiento que construyó una “nueva Iglesia liberal” separada de la tradición católica. Esta “Iglesia liberal” acogió el espíritu del mundo moderno, en lugar de intentar contenerlo. Esencialmente, la institución que debería haber sido el “katechon”, la fuerza que impedía la manifestación del Anticristo, pasó a ser más bien el portavoz y promotor del Anticristo. ¿Es posible decir que las fuerzas masónicas que se infiltraron en la Iglesia planearon esta transición? ¿Cree usted que la Iglesia actual está viviendo la apostasía predicha por León XIII en 1884, y predicha por otras profecías relevantes como las de Fátima en 1917 y Akita en 1973?

Como dijo uno de los protagonistas del Vaticano II (1962-1965), el cardenal Leo Joseph Suenens, la revolución conciliar representó “el 1789 de la Iglesia católica” [Nota: El año 1789 fue el inicio de la Revolución Francesa que derrocó a toda la sociedad anterior a la Revolución Francesa]. Desde esta perspectiva, desde el Vaticano II, la Iglesia abrazó los principios de los revolucionarios, la ideología liberal, el comunismo, el colectivismo y, en general, “el espíritu del mundo”; la teoría de género, y la disolución del cristianismo, no solo en el ámbito doctrinal, sino también en el ámbito moral y cultural, es decir, como elemento vital de la civilización cristiana. Esta traición se llevó a cabo de forma no muy distinta a la que utilizaron las logias masónicas contra las monarquías católicas, y se realizó mediante un plan de infiltración que se desplegó en dos frentes: uno ideológico y otro práctico.

En el ideológico, asistimos a la corrupción de la ortodoxia a través de herejías y errores filosóficos de los que aún sufrimos las nefastas consecuencias; en el práctico, asistimos a la corrupción de la moral de las personas, sometiendo a los individuos a las pasiones para dominarlos, esclavizándolos a sus propios vicios para chantajearlos, promoviendo a los más corruptos, a los más altos cargos de las instituciones que, por su escandalosa conducta, fueron deslegitimados y desprestigiados. ¿Qué tipo de credibilidad puede reclamar la Iglesia en materia de sexualidad moral cuando sus más altos prelados son pervertidos corruptos? ¿Qué tipo de credibilidad puede reclamar la Iglesia, cuando los funcionarios de la Santa Sede están implicados en escándalos financieros y oscuras especulaciones de mercado?

Por lo tanto, es necesario un retorno a la Tradición, y a aquellos valores que hoy han sido removidos y olvidados, como la honestidad, el sentido del deber, la fidelidad, el amor a la Patria, el honor, la disciplina. Sería una vuelta al ordo christianus en el ámbito civil, lo que implicaría una reforma radical de los Estados; lo mismo debería hacerse en el ámbito eclesial con la expulsión de los falsos pastores y la restauración de todo lo que fue destruido por la furia ideológica del Vaticano II. Si queremos acabar con la dura prueba que la Providencia nos está exigiendo, es fundamental que eliminemos la causa de los castigos que el Señor nos está infligiendo. Y la causa interna es todo este sistema anticristiano que fue concebido por los principios masónicos y por la Revolución.

Debemos restaurar la autoridad como expresión del poder de Cristo, y debemos dar una educación moral y espiritual a los que nos gobiernan. Es ciertamente una tarea ardua, pero debemos hacerla si realmente queremos transmitir a nuestros hijos los valores que los hagan buenos cristianos y buenos ciudadanos, responsables ante Dios y dispuestos a obedecerle, a proclamarlo Rey y a rendirle honores públicamente. Una vez que le hayamos reconocido de nuevo como Rey, Nuestro Señor no permitirá que sus hijos perezcan en la batalla, y les recompensará con una gran victoria. Sin embargo, hasta que no comprendamos el avance del error que está en la raíz de los horrores actuales, no podremos esperar en la intervención de Dios.

Arzobispo que acusó al papa Francisco de encubrir abusos dice estar “en paz”

– Recientemente, Bergoglio expresó claramente que será necesario dar a luz el “Gran Reset”, y también señaló que no habrá un retorno a la normalidad. Bergoglio se ha convertido en un apóstol de la religión universal deseada por las logias masónicas, cuyo objetivo final es eliminar por completo el cristianismo. ¿Tiene sentido afirmar que Bergoglio es la conclusión natural del Vaticano II? ¿Cree usted que la apostasía de la Iglesia, prevista en varias profecías y en las visiones del Venerable Holzhauser, habría llegado ya a su punto álgido y estaría próxima a su culminación?

Bergoglio es uno de los adherentes más convencidos de la religión globalista: abraza todos sus objetivos, impulsa sus planes, promueve sus doctrinas y combate a sus enemigos. Si no tuviera el papel que tiene dentro de la jerarquía eclesial, podría ser considerado el profeta del Nuevo Orden Mundial y el principal enemigo de la Iglesia de Cristo. El hecho de que sea considerado universalmente como el jefe de la Iglesia nos muestra una evidente contradicción, un gravísimo conflicto de intereses, una flagrante traición a la autoridad que posee.

Las mismas vías que le permitieron sustituir al saliente Benedicto XVI revelan la intervención de fuerzas hostiles a la Iglesia. Las manipulaciones de la llamada mafia de San Gall son una prueba directa de esta intervención hostil, planificada de antemano también por el “estado profundo”, como se desprende de los correos electrónicos de John Podesta, que hablaba de una “primavera de la Iglesia” en la que ésta abrazaría el espíritu del mundo y abandonaría el anuncio del Evangelio.

Este “pontificado” es la aplicación coherente de los principios del Vaticano II, como el propio Bergoglio ha afirmado con orgullo. Todo lo que ha dicho y hecho desde 2013 se alinea con los errores tejidos en varios pasajes ambiguos de los textos conciliares, desde sus silencios intransigentes hasta sus ambigüedades engañosas. Pero como todo lo que viene del Diablo, este proyecto no tiene ninguna esperanza de triunfar y solo sirve para permitirnos comprender una verdad muy clara que aún no somos capaces de reconocer: la única esperanza de Salvación descansa en el abrazo completo de la Fe Católica, tal como Nuestro Señor la enseñó a los Apóstoles y como la Santa Iglesia la ha propuesto para la creencia desde hace 2000 años. Todos los errores, todos los intentos de adaptar la fe a la mentalidad de esta época, todos los compromisos para hacer un lugar a la Iglesia en el mundo, y todas las traiciones a cambio de poder vienen de Satanás, y como tal están destinados al fracaso.

Si Cristo Rey vuelve a reinar en la Iglesia, incluso antes de volver a reinar en la sociedad civil, concederá a la Iglesia pastores buenos y santos, un Pontífice valiente que denuncie la apostasía, combata los errores, se reúna en torno a la Cruz de Cristo el bueno. Porque la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo, también está destinada a sufrir su propia Pasión, pero en la dignidad y plenitud de su ser, precisamente, la Esposa del Cordero Inmaculado, y no la concubina de los eternos vencidos.

Por eso espero y rezo para que la Divina Providencia conceda al mundo un tiempo de paz y de conversión, a fin de reconducir a los Pastores y al Rebaño a la fidelidad para el Evangelio, de modo que puedan afrontar con dignidad la persecución final antes del Juicio Universal. Si este tiempo propicio fuera inaugurado por la Consagración de Rusia al Corazón Inmaculado, creo que podríamos leer verdaderamente los hechos actuales en aquella visión escatológica que encuentra su cumplimiento en la victoria de Cristo sobre el Diablo.

El Vaticano responde a las acusaciones de Carlo María Viganó contra Francisco

– Su Excelencia ha lanzado en los últimos días un llamamiento público en el que pide la formación de una “Alianza antiglobalista”. ¿Cree usted que la sede de esta alianza debe ser Italia, un país históricamente odiado por la masonería y por las potencias globalistas?

Italia es una nación bendecida por Dios y por la presencia del papado. Su civilización -representada por el legado histórico, cultural y artístico de sus ciudades, pero también unida en el vínculo de la fe católica- siempre ha sido objeto de la acción disolvente de satanás y sus servidores. La masonería odia a Italia, odia su gloriosa historia, que está intrínsecamente ligada al nacimiento del cristianismo, primero, y a su posterior difusión. La masonería odia también las tradiciones de este país, que están impregnadas de cristianismo, odia su arte, profundamente cristiano, odia su cultura y su civilización, que es una voz elocuente del poder de la Fe para influir en todos los ámbitos de la vida. Odia a sus santos, que con su predicación y su ejemplo alejaron del infierno a millones de almas; odia a su pueblo, cuyo carácter parece todavía insinuar esa autenticidad y esa pasión profundamente católica, expresada por pequeños gestos, por la generosidad, por un sentido moral verdaderamente cristiano.

Por eso creo que Italia debería tener un papel clave en la oposición contra la tiranía del Nuevo Orden, proponiéndose como sede natural de esta Alianza Mundial Antiglobalista. Y teniendo en cuenta que el regreso de un monarca católico parece bastante difícil de imaginar en este momento, creo que la forma de gobierno de las Comunas y los Estados anteriores a la Unión [Nota del editor: la forma de gobierno de las ciudades-estado italianas antes de la Unión de Italia en 1870] podría inspirar mucho a quienes quisieran una reforma de la sociedad civil italiana alineada con los principios cristianos y, al mismo tiempo, compatible con las necesidades de la sociedad moderna. Al respecto, pienso en particular en el fresco de la Alegoría del Buen Gobierno del Ayuntamiento de Siena [Palazzo Comunale], en el que las Virtudes teologales iluminan y guían las Virtudes cardinales y cívicas.

– Muchas personas están sufriendo graves problemas personales debido a la discriminación que supone el “Pase Verde” que ha impuesto el gobierno de Draghi. Muchas personas están renunciando a sus trabajos y salarios para no vacunarse, y muchas otras están protestando en las calles contra esta sociedad autoritaria sin precedentes. ¿Qué le gustaría decir a los que están sufriendo las consecuencias de esta sociedad distópica y a los que se rinden ante la pérdida de esperanza, es más, ante la desesperación?

Me gustaría responder con las palabras de Nuestro Señor: “Os he dicho estas cosas para que en mí tengáis paz. En este mundo tendréis problemas. Pero ¡tened ánimo! Yo he vencido al mundo (Juan, 16, 33)”.

A los que están sufriendo su propia discriminación y la de sus seres queridos; a los que fueron obligados a vacunarse porque la autoridad civil los chantajeó vergonzosamente, con la indignante complicidad de la autoridad eclesial; a los que con valentía se niegan a rendirse ante leyes ilegítimas y tiránicas; a los que están privados de sus medios de subsistencia por su coherencia, les digo esto vosotros sois la prueba de que la fuerza y la violencia del Mal pueden afectaros en vuestras pertenencias, en vuestro cuerpo y en vuestra familia; pero no podrán nunca, jamás, despojaros de la paz de haber permanecido fieles al Señor.

¿Crees que los mártires eran personas dotadas de poderes especiales? Los verdaderos mártires fueron, son y serán personas como tú y como yo, personas con mil defectos quizás, pero impulsadas por el amor a Cristo, es decir, impulsadas por la Caridad, que están dispuestas a sacrificar su vida para no renunciar a ese amor sobrenatural y divino. Y si ellos fueron capaces, con la ayuda de Dios, de enfrentarse a la muerte acompañada de horribles dolores, ¿crees que tú hoy no eres capaz, bajo el manto de la Santísima Virgen María, de enfrentarte a esos tiranos, tan crueles como cobardes? Siéntete honrado por el privilegio que se te concede de merecer el Cielo: tu fidelidad, tu fuerza contra las imposiciones de un poder hostil, te merecerán la ayuda y la protección del Cielo hasta en las cosas más pequeñas.

Permanece en la Gracia de Dios, que es el único bien que nadie podrá quitarte jamás: todo lo demás estará en manos de Aquella a quien invocamos como Auxilio de los cristianos. Y cuando la Virgen interviene, el infierno tiembla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.